El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Publicado en Reforma, Sección Cultura, el 30 de enero del 2009.

Rincón Gallardo y la clave democrática

Por José Ramón Enríquez

Por referirme, en mi anterior columna, a la obra de Edgar Chías, Crack o de las cosas sin nombre, y declararme, como siempre, por la legalización de la droga, he recibido, por enésima vez, una serie de correos que me hablan de los daños físicos y psicológicos que ésta provoca, como si yo la defendiera de alguna manera. Para quien quiera escucharme repito que soy enemigo del uso de cualquier droga, fuera del ámbito terapéutico, y que estoy convencido de los daños que causa.

No es la droga lo que defiendo, y estoy de acuerdo con mis detractores en las largas listas que podamos elaborar en su contra. Sí defiendo, en cambio, el derecho de cualquier adulto, mujer u hombre, a decidir sobre su cuerpo y su conducta dentro de los límites que los derechos de terceros marcan.

Pero lo realmente importante es lo que ataco: la prohibición como medida de salud social.

Quienes hacemos literatura sabemos en primera persona que la letra no entra con sangre. Aquello fue una mentira de torturadores. Hoy que, afortunadamente, la sangre no se usa en la pedagogía, la mejor manera de alejar a los niños de las letras es imponiéndolas o impidiendo que las descubran y las saboreen.

Una sociedad que no enseña a sus niños a saborear la vida los está condenando, entre otros vicios, a la drogadicción. Y el prohibicionismo sólo viene a sellar con fuego esta condena. Pero se trata de un fuego que incendia todo el tejido social: violencia contra violencia, cada vez mayor violencia, de narcos y autoridades en una espiral que quién sabe a dónde llegue.

Es necesario discutir estos temas entre todos nuestros múltiples problemas tanto políticos como de salud pública, pero después de reflexionarlos en clave democrática. Tomo este concepto del subtítulo de un libro que deberá ser de lectura obligada para todos los mexicanos, sobre todo jóvenes, y no sólo para la clase política: Entre el pasado definitivo y el futuro posible. Ejercicios de reflexión política en clave democrática, de Gilberto Rincón Gallardo.

El libro salió del Fondo de Cultura Económica apenas un mes después de la muerte de su autor, uno de los luchadores sociales más limpios y lúcidos de las últimas décadas. Es, pues, un producto póstumo que demuestra en cada línea la voluntad de Rincón Gallardo por construir una izquierda que se defina en torno a la igualdad, pero a una igualdad en "clave democrática", sin autoritarismos ni imposiciones de ningún signo.
No en balde el capítulo anterior a su reflexión sobre la izquierda es su reflexión acerca del laicismo como valor sine qua non para un México que se pretenda moderno. Formado por jesuitas hasta el bachillerato, Rincón Gallardo conocía muy bien la historia de una Iglesia que ha querido imponerse como única, a sangre y fuego, en el mundo hispanoamericano.

Pero también conoció de cerca el aliento de esa Teología de la Liberación, aún viva, que parte justamente de lo contrario: de la necesidad del laicismo para liberar a la propia fe de la manipulación de los poderosos y de su instrumentalización contra los empobrecidos. Me constan la admiración y el cariño que siempre sintió por teólogos como el jesuita Luis del Valle, quien fuera su maestro en el Instituto Patria.

Conocido durante sus últimos años por sus luchas al frente del CONAPRED, Rincón Gallardo fue, sobre todo, un hombre de izquierdas y su lucha contra la discriminación fue, además de una victoria personal, parte de la agenda de la izquierda democrática que él veía como única salida posible para México.

Entre los trece temas que plantea en su libro --el primero de los cuales es la renuncia de la izquierda a la violencia revolucionaria y a las presiones extralegales-- destacan la lucha por la igualdad, por las libertades públicas, defensa militante del Estado laico, reencuentro con el mundo del trabajo y reivindicación de la autonomía cultural y organizativa de los grupos indígenas, el medio ambiente, la inserción equilibrada de México en el mundo y la revisión de la figura de partido político.

Su libro es el testamento personal y político de un luchador ejemplar.

panicoes@hotmail.com

 

Regresar a menú principal de "Pánico escénico"

Te invitamos a que nos hagas llegar tus sugerencias a la cuenta de correo: contacto@teatroymas.com.mx