El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Publicado en Reforma, Sección Cultura, el 13 de febrero del 2009.

Solé, nuestro maestro

Por José Ramón Enríquez

Este año cumple el maestro José Solé 80 años de edad. Yo tuve la suerte de conocerlo personalmente hace más de cuarenta, en su despacho de director de la Escuela de Arte Teatral del INBA, en lo que eran realmente los camerinos del Teatro del Bosque, hoy Julio Castillo. Ahí llegué porque deseaba ser dramaturgo y director de escena. Tras el examen de rigor, entre otros consejos que nunca he olvidado, me pidió que entrara a estudiar actuación. Ya vendría el tiempo de dar el paso a la dirección, dijo.

Llevaba razón. Sostengo hasta la fecha que es necesario, tanto para el dramaturgo como para el director, conocer desde arriba la respiración del escenario, la exigencia del toro que habrá de lidiarse, sudar la escena, y escuchar el silencio del monstruo que es el público.
Desde luego ha habido de todo en el mundo del teatro, pero históricamente no son pocos los "teatreros" --es la forma moderna de hablar en nuestro país de "los cómicos"-- han sido conocedores por experiencia de las tablas, aun cuando su trabajo fundamental se haya centrado en la dramaturgia o en la dirección.

Inclusive, cuando la magia del teatro ha capturado a narradores como Vicente Leñero, para poner un ejemplo, han deseado estar lo más cerca posible de las tablas. Cuánto hubiera deseado Leñero tener un grupo de actores dispuesto a acudir a la hora de su creación, para probar escenas, encontrar ritmos, desechar sobrantes.

Mi maestro Solé inició como actor y como tal fue premiado. Lo recuerdo hace mucho en La carroza del Santísimo de Mérimée. Lo recuerdo muy guapo, elegante, como lo es todavía, y con la voz que la desgraciada enfermedad habría de arrebatarle. Y para estudiar actuación fue becado en Francia, aunque ahí terminara estudiando dirección.

Pero el maestro no se entiende a sí mismo sólo como actor y director. Es escenógrafo y diseñador de vestuario, entre otras funciones escénicas. Para usar una categoría de otra figura, es un zoon theatrikon. Es decir, plenamente un cómico.

Al concedérsele el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2008 se le hizo justicia a él y a su gremio.


Cuando me dio la oportunidad de pasar de la escuela al escenario profesionalmente, nada menos que con Ofelia Guilmáin y José Gálvez, encabezando una compañía de premios actores y actrices, aprendí que al maestro lo llamaban Pepe. Había dos Pepes, Gálvez y Solé, en aquel Macbeth de Shakespeare, del Teatro Xola, hoy Julio Prieto, en 1967.

Era un teatro del Seguro Social pero ya Díaz Ordaz, la bestia por todos recordada, consideraba innecesario que el IMSS ofreciera arte a los trabajadores como uno más de sus derechos. Por eso, con el mismo formato de las temporadas del Seguro de Julio Prieto, Ignacio Retes y Pepe Solé, éste se volvió empresa junto con la Guilmáin y el otro Pepe para continuar dando a los teatros del Seguro esa función para la que fueron construidos.

Dos años después Retes y Leñero montaron en otro teatro del IMSS Los albañiles, aventura en la cual también me permitió participar mi buena estrella. Hoy, en la comunidad teatral deberíamos buscar fórmulas que mejoraran el sistema actual de comodatos para rescatar no sólo esos teatros sino su idea rectora: que el arte es un derecho por el que pagan cuotas los trabajadores.

Tras su paso por el IMSS, el maestro Pepe Solé ha construido muchas opciones institucionales. Pero, sobre todo, ha hecho teatro sin descanso y hasta la fecha. Todas las épocas, estilos y propuestas. Por ello deseo tener pronto ante los ojos su libro, a partir de conversaciones con el investigador Edgar Ceballos. Es una feliz idea recoger la praxis y teoría de quienes han protagonizado el teatro nacional y han formado generaciones. Fue el caso de los libros del maestro Margules con Rodolfo Obregón y, recientemente, del maestro José Luis Ibáñez con Antonio Crestani. A éste habré de referirme próximamente.

Espero que llegue muy pronto en forma de libro la sabia y sabrosa conversación de Pepe Solé, nuestro maestro.

panicoes@hotmail.com

 

Regresar a menú principal de "Pánico escénico"

Te invitamos a que nos hagas llegar tus sugerencias a la cuenta de correo: contacto@teatroymas.com.mx