El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Publicado en Reforma, Sección Cultura, el 12 de marzo del 2010.

Paso de Gato

Por José Ramón Enríquez

Una empresa cultural independiente, en un país como el nuestro y en medio de una catástrofe económica como la que el mundo entero vive, suele ser cuando mucho flor de un día. Sin embargo, en México, la revista teatral Paso de Gato ha podido sobr durante ocho años y ha sabido llegar a su número 40.

La hazaña merece por lo menos un momento de reflexión por parte del gobierno pues el mecenazgo, que ha sido imprescindible para el teatro a través de los siglos, hoy lo es todavía más, y una forma tradicional de mecenazgo ha sido, en nuestro país, la publicidad gubernamental. Desde hace unos meses, buscando seguramente un recorte de gastos que, en este caso, resulta insignificante en su monto y letal para las revistas culturales, se les priva de una publicidad que, obviamente, no van a conseguir de empresas privadas.  

Paso de Gato no edita sólo una revista, sino otra más, Toma, dedicada al cine, y los Cuadernos de Paso de Gato, con 70 títulos en su haber y más de 200 mil ejemplares heroicamente distribuidos en todo México y en otros países de habla hispana.

Por ejemplo, en este principio de año, ha aparecido una docena de Cuadernos con obras de autores como Vicente Leñero, indudablemente nuestro autor vivo más importante, y brillantes representantes de otras generaciones, entre los que se encuentran Sabina Berman, Berta Hiriart, Flavio González Mello, Virgina Hernández y Javier Malpica.

Ante la agonía financiera de la revista, un muy numeroso grupo de mujeres y hombres de teatro, encabezados por el Premio Nobel Darío Fo y su esposa Franca Rame, ha dirigido una carta tanto al Presidente de la República, el Secretario de Hacienda y la Presidenta del Conaculta, como a la Presidenta de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, en términos realmente contundentes que me permito reproducir en su totalidad:

“La comunidad teatral internacional desea manifestarles, respetuosamente, la enorme preocupación que nos provoca que una revista teatral tan importante como Paso de Gato, que es ya todo un referente en Iberoamérica y una de las tres mejores que existen en lengua castellana, esté al borde de la agonía financiera por la falta de ayudas de las instituciones culturales mexicanas. Quisiéramos expresarles también que Paso de Gato no se ha distinguido tan sólo por la revista dedicada al teatro, sino por el conjunto de sus proyectos culturales en beneficio de las artes escénicas y del cine mexicano e iberoamericano. Sería no sólo una pena sino una vergüenza y deshonor que un país con la riqueza cultural de México deje morir un proyecto que, por no ser parte de la estructura de gobierno, no se siente como propio y digno representante de su país.”

El responsable de la carta es Orlando Cajamarca, director y dramaturgo colombiano, y entre los firmantes destacan figuras como las de Eugenio Barba y Julia Varley, de Dinamarca; españoles que abarcan varias generaciones como Guillermo Heras, Antonio Alamo, Pepe Bablé y Juan Antonio Hormigón; un grupo impresionante de argentinos que van del dramaturgo Mauricio Kartún a la actriz Ester Fernández, integrante de un grupo comunitario; así como otros teatreras y teatreros de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Honduras, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

El sólo hecho de que un grupo internacional tan importante salga en defensa de Paso de Gato habla ya de su seriedad y de su presencia. En nuestro país, desde todos los ámbitos, debemos también cerrar filas en torno suyo.

 

 

panicoes@hotmail.com

 

Regresar a menú principal de "Pánico escénico"

Te invitamos a que nos hagas llegar tus sugerencias a la cuenta de correo: contacto@teatroymas.com.mx