El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Publicado en Reforma, Sección Cultura, el 25 de marzo de 2011.

Corazón del cielo

Por José Ramón Enríquez

Con el título que encabeza esta nota, culminó un esfuerzo académico de 126 horas, del 13 de noviembre de 2010 al de 20 de marzo de 2011. Se trata del primer Diplomado en Teatro para jóvenes mayas del interior del estado de Yucatán.

La belleza del idioma está sin duda presente en los nombres de los municipios de los cuales llegaron a Mérida los 15 jóvenes diplomados, 7 mujeres y 8 hombres: Acanceh, Tecoh, Kinchil, Oxcutzcab, Sinanché, Chicxulub Puerto y Yaxuná, además de Valladolid y la propia ciudad de Mérida.

A partir de la idea de la espléndida actriz de origen maya, directora de escena, dramaturga y maestra,  Socorro Loeza, de que “en el estado de Yucatán desde mucho antes de la llegada de los españoles existía una larga tradición teatral maya, que todavía persiste en varios municipios, en donde muchos grupos la utilizan como su medio de recreación”, la Escuela Superior de Artes de Yucatán logró el apoyo tanto del Instituto de Cultura del estado como del Conaculta, para cumplir con una serie de objetivos diversos.

En primer lugar “proporcionar a jóvenes mayas del interior del estado las herramientas básicas que les permitan mejorar sus obras de teatro comunitario, o contar con mayores recursos para enfrentar el proceso de selección de ingreso a la Licenciatura en Teatro en la ESAY”. Así como “crear un ambiente en el que los alumnos cuenten con las herramientas básicas de apreciación de las diversas manifestaciones artísticas, para reconocer la cultura y el pueblo que se expresa en una obra teatral” y “brindar a los participantes los elementos que les permitan apreciar los aportes del pueblo maya en la configuración cultural del país y valorar sus expresiones artísticas como parte de su propia identidad.”

No es poca cosa conseguir recursos precisamente en estas horas de demagogia en que los ya de por sí miserables presupuestos asignados, por estos rumbos no se usan siquiera para el pago de producciones y salarios de espectáculos teatrales ya presentados y sí, en cambio, para contratar con cifras de varios ceros a Shakira y con ella “sacarse la foto”. Una foto que sirva para hacer futurismo de cara a “la grande”. Sin embargo, aquí hablo del Corazón del cielo de los mayas y no del Retorno de los dinosaurios a los Pinos algo que dará para reflexionar mucho en un futuro que, al menos yo, desearía muy lejano.

En Corazón del cielo, el coral de creación colectiva, bilingüe, con el cual terminó el diplomado, nos permitió asomarnos al conflicto de identidad en las nuevas generaciones que lleva al mismo tiempo un orgullo ancestral y un miedo al futuro en un país que nunca ha dejado de ser racista. A partir de lo corporal llegaron al sonido de la palabra maya y a caminar desde ahí. Precisamente usaron como punto de partida la fuerza, las sugerencias y la belleza del sonido de xíim bal, el que camina. Culminaron en una síntesis de voces que recorrieron desde el Chilam Balam o el Canek hasta sus propias voces ya bilingües.

Nunca mejor aprovechados los pocos recursos y los grandes esfuerzos de estudiantes, maestros y coordinadores para dar herramientas teatrales a las comunidades y aprender de lo mucho que tienen para enseñarnos y conmovernos. Herramientas como Historia del Teatro maya; Interculturalidad e Identidad; Lectura y redacción; Recuperación de la memoria colectiva del pueblo maya; Cuerpo; Voz y Taller de Actuación.  Vale la pena continuar, ampliar y multiplicar el juego de los espejos con que los jóvenes cerraron ante nosotros su diplomado: entre el “cómo veo” y el “cómo me ven”, en medio del huracán que todos vivimos, porque precisamente Corazón del cielo significa huracán.

 

panicoes@hotmail.com

 

Regresar a menú principal de "Pánico escénico"

Te invitamos a que nos hagas llegar tus sugerencias a la cuenta de correo: contacto@teatroymas.com.mx