El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Publicado en Reforma, Sección Cultura, el 6 de mayo de 2011.

Profesores de equilibrios

Por José Ramón Enríquez

La época colonial suele verse a la carrera en nuestros tradicionales libros de historia, llena de lugares comunes y como si en nada afectara al México posterior, este que hoy somos. Sin embargo, es una época en verdad apasionante. De muchas maneras es un espejo que en sus abundantes facetas y en sus contradicciones múltiples, nos refleja y nos explica, hasta el día de hoy.

Muchos vicios heredados de entonces, como las formas tan barrocas de nuestra burocracia,  nos siguen complicando la vida cotidiana. Y subsisten muchas de sus formas de relación tanto religiosas cuanto sociales.

Cada vez más investigadores se dedican al periodo y salta a la vista que uno de los elementos sociales de mayor riqueza para su estudio es el teatro de esos tiempos. Perseguido, manipulado, deformado, el teatro colonial mexicano es material riquísimo. Y, muy especialmente, cuanto tiene que ver con la fiesta popular y las diversas formas del teatro callejero.

A este tema, lleno de sugerencias de la más diversa índole, ha dedicado Maya Ramos Smith su nuevo libro: Los artistas de la feria y de la calle: espectáculos marginales en la Nueva España (1519-1822).

Ya nos había entregado, además de tus participaciones en congresos y obras colectivas, dos libros indispensables. Se trata de El actor en el Siglo XVIII: entre el Coliseo Nuevo y el Teatro Principal así como de Censura y teatro novohispano (1539-1822). Investigadora ejemplar, Maya Ramos Smith viene desmenuzando, con sabiduría, paciencia y auténtico compromiso, el ADN de nuestra genealogía como actores. No en balde es actriz ella misma además de bailarina y académica de seriedad indiscutible (ha sido directora tanto del Centro Nacional de Investigación de Danza "José Limón" (CENIDI-DANZA) como del Centro Nacional de Investigación Teatral "Rodolfo Usigli" (CITRU) del INBA.

Maya Ramos Smith parte de la tradición indígena prehispánica, y al respecto afirma: “... en el mundo prehispánico se manifestó el gusto universal por la diversión proporcionada por bufones, los despliegues de fuerza y acrobacia, los muñecos, los magos, los escamoteadores, los animales exóticos y los seres contrahechos...”

Y, a partir de ahí, va recorriendo la historia del espectáculo en la feria y en la plaza, con los pequeños y grandes dramas que conlleva la profesión de quien hace reír o sorprende a un público que agradece el talento apenas con limosnas, de las cuales el cómico de la legua tendrá que repartir entre su compañía itinerante y las autoridades que, con razón legal o sin ella, se encargan alegremente de explotarlos.

Y, explotados por unos, mal pagados por otros o prófugos literalmente de la justicia, los hombres y mujeres del espectáculo callejero se veían obligados a sortear una censura tan ridícula como peligrosa (ahí está la tragedia de Cotita de la Encarnación, homosexual entregado a las llamas inquisitoriales, del cual he hablado aquí a propósito del extraordinario poema de Luis Felipe Fabre) y la repulsa de los actores profesionales del Coliseo o del Teatro Principal.

La imaginación, el talento y la audacia de estos cómicos no conocían límites. Así, por ejemplo, el actor, bailarín y acróbata Juan Rosillo se hacía llamar orgullosamente “profesor de equilibrios”. Envidiable título.

Quienes sentimos como inspiradores nuestros a estos artistas de la feria y de la calle, no podemos menos que agradecer el fervor con el que Maya Ramos Smith los estudia y los entrega, con un acucioso aparato crítico y con una bibliografía abundante, pero, sobre todo, con una manifiesta ternura que nos los vuelve entrañables.

panicoes@hotmail.com

 

Regresar a menú principal de "Pánico escénico"

Te invitamos a que nos hagas llegar tus sugerencias a la cuenta de correo: contacto@teatroymas.com.mx